Van a hacer cuatro meses desde que fue capturada la ex jefe de la Unidad de Extinción de Dominio de la Fiscalía General de la Nación, Ana Catalina Noguera, y aún se siguen conociendo detalles del entramado corrupto y criminal que lideró al interior del organismo de justicia, con el apoyo de subalternos, policías y por supuesto, narcotraficantes. 

En el Caso Perla Negra, como se conoce a la investigación liderada por el fiscal Mario Andrés Burgos, se involucra directamente a 4 fiscales de alto perfil, el comandante enlace de la Policía de Colombia con las agencias de inteligencia del exterior, 5 investigadores del CTI, un procurador, abogados, narcotraficantes y a Ana Catalina Noguera, quien fue alta funcionaria durante las fiscalías de Néstor Humberto Martínez y Francisco Barbosa

Causa curiosidad que pese a lo «hablador» que por estos días se le ve al fiscal Barbosa, no pronuncie una sola letra sobre la preocupante y grave corrupción al interior del organismo que lidera; más aún tratándose del principal ente acusador en el país.

En un organigrama revelado por varios medios de comunicación se da a conocer cómo funcionaba la alianza del narcotraficante capturado Ramón Esteban Peña, alias el Médico, con funcionarios de la Fiscalía, de la unidad SIU Dijín de la Policía Nacional a través de su comandante, el coronel Ricardo Durán

En concreto estos funcionarios le facilitaban información reservada de los procesos de extradición y extensión de dominio a los narcos, para luego extorsionarlos. 

Anuncios

Entre los fiscales figuran: Daniel Hernández, Daniel Cardona y José Fernando Barberi, de acuerdo con lo confesado por Ramón Zapata

Además también estarían involucrados 5 investigadores del CTI, 4 mujeres y un hombre. En este grupo aparece la investigadora del CTI, Paula Andrea Espinosa, cercana a Ana Catalina Noguera

Interesante video del periodista investigador Pirri sobre el caso Perla Negra.

Por los lados del Grupo Especial de Investigaciones Interagenciales de la Dijín de la Policía, la unidad que mantiene contacto directo con todas las agencias secretas del mundo como la DEA, el FBI, la CIA, el MOSSAD y otras más, resultó involucrado su jefe, el teniente coronel Ricardo Alberto Durán Ruíz, quien también fue capturado en febrero pasado. 

Así como también un subalterno de quien solo se conoce que es de apellido Redondo, y un procurador, Juan Carlos López

Las autoridades establecieron que algunos de los narcotraficantes extorsionados, querían acabar con procesos de extinción de dominio que llevaban hasta 20 años sin resolver, Los extorsionaban, pero sin obtener resultados favorables. O si enfrentaban una solicitud de extradición, les embolataban los procesos a cambio de dinero. 

Aún se desconoce si Ana Catalina Noguera podría enfrentar problemas judiciales mayores puesto que las autoridades estadounidenses estarían interesadas en ella por haber mal utilizado recursos entregados por ese país, en desarrollo de los convenios de cooperación judicial con Colombia y por falsificar documentos con el nombre de un Agente Especial de la DEA para interceptar el teléfono que ordenó Noguera. Siendo fiscal activa falsificaron un documento de esa agencia en donde aparece la firma del Agente Especial Randall Batman y eso es una falta que no van a pasar por alto los federales. 

Ana Catalina Noguera incurrió en delitos calificados como tales por la justicia de Estados Unidos podría ser pedida en extradición por ese país. 

Noguera renunció a la fiscalía de Barbosa en noviembre de 2020 cuando se supone que dos de sus primos, los Hermanos Rafael y Enrique Noguera fueron extraditados a Estados Unidos acusados de tráfico de cocaína. 

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.