En Concordia (Magdalena) todos sus habitantes comentan impávidos cómo vuelve a escogerse el candidato a la alcaldía bajo el apoyo del primer mandatario de este municipio, como si fuera una zaga mafiosa y dueños del poder de decisión.

El alcalde actual de Concordia, también conocido como el inspector de Chivolo, fue obligado a escoger al abogado Alberto Ospino Barrios, ex personero que se hizo famoso  no por su especialidad en temas disciplinarios sino por su inasistencia a la Personería, falsificar el pago de los aportes parafiscales y sus torpezas al expresarse.

A propósito del pago de parafiscales y desconocimiento de las normas parece que es un mal de la familia porque el alcalde Pedro de Jesús Ospino sus cuatro años de gobierno ha sido una costumbre reiterada pues no le ha pagado aportes de salud y pensión a los funcionarios; además de contratos que no se ejecutan y cobran terceros.

El ahora candidato Alberto Ospino Barrios es apoyado por sus sobrinos con la posible utilización de recursos públicos.  El alcalde actual y las conocidas “Las Mellas Ospino”, quienes manejan el Programa de Alimentación Escolar PAE, recursos de uso sagrado porque de la eficiencia en la asignación depende la seguridad alimentaria de la población más vulnerable, son señalados de respaldar económicamente la campaña de ex personero.

Para los habitantes de la sub-región río del departamento del Magdalena, la zaga de los Ospinos lleva 8 años dilapidando recursos públicos y su máximo proyecto de desarrollo ha sido convertir en Vereda la Finca El Congo, lotes que tenían planeado vender al Gobierno Nacional y construir viviendas de interés social.  Al no pasar el proyecto, gracias a que los concejales no permitieron semejante exabrupto, prefirieron dejar hundir el proyecto por falta de gestión administrativa.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.